Blogia
En un rincón del mundo

Brevísima cronología del nacimiento, vida y caída del imperio Romano

Brevísima cronología del nacimiento, vida y caída del imperio Romano
  • La ciudad de Roma fue fundada en 753 a.C. por los gemelos Rómulo y Remo, amamantados por una loba, según cuenta la leyenda.
  • Tras 2 siglos de monarquía se convirtió en una oligarquía republicana en 509 a.C.
  • Julio César quiso hacerse con todo el poder, lo que le costó la vida en marzo del 44 a.C. en una conspiración encabezada por Bruto y Casio que fue como una protesta contra la dictadura.
  • Sin embargo, la República no se instauró y dos influyentes políticos, Marco Antonio y Octavio, este último hijo adoptivo de César, compartieron el poder durante 10 años, hasta que Octavio declaró la guerra a la consorte de Marco Antonio, la reina egipcia Cleopatra, pues los romanos pensaban que ejercía demasiada influencia en los asuntos de Estado. El breve conflicto concluyó cuando la armada de Cleopatra y Marco Antonio fue destruida en el puerto griego de Actium (31 a.C.).
  • El poder imperial se supone instituido en 27 a.C., al recibir Octavio el título de Augusto, un nombre que denotaba majestad y dignidad. Octavio Augusto embelleció Roma tanto que al morir en el 14 d.C. dejó un mensaje al pueblo romano: "Nací en una ciudad de ladrillo y os lego una ciudad de mármol". Pero también inauguró un período de lucha violenta por el poder: De los 10 sucesores de Augusto, 8 murieron de forma violenta. La corte imperial creada por César Augusto perviviría 4 siglos en Roma y 10 más tras su traslado a Constantinopla (incluyendo el Imperio Bizantino).
  • Durante los mandatos de Trajano (98-117), nacido en la provincia de Hispania (España) y Adriano (117-138), el imperio gozó de excepcional paz y prosperidad. Viajeros y mercancías se trasladaban libremente por todo el Mediterráneo (Mare Internum) y sus vastos alrededores. Trajano conquistó la Dacia (actual Rumanía) en las dos guerras dacias (101-102 y 105-106), relatadas en imágenes en la columna Trajana de Roma. En la actualidad, el idioma rumano que hablan sus habitantes procede del latín clásico, una excepción en ese territorio de Europa. La mayor extensión del imperio la consiguió Trajano en el 116 y llegaba desde las tierras del Sur de Escocia hasta el golfo Pérsico, incluyendo absolutamente todas las costas del Mediterráneo (casi 5 millones de Km2). Trajano murió sin haber podido afianzar sus nuevas posesiones, que fueron abandonadas por su sucesor, Adriano, quien opinaba que el Imperio debía tener unos límites, criterio este que algunos gobernantes anteriores hubieran tildado de herejía. Como muestra de esto, mandó construir en 122 d.C. una muralla en el Norte de Britania (al Sur de la actual Escocia) que separase a los romanos, al Sur, de los bárbaros del Norte (los celtas). Esta muralla, de 117 kilómetros de longitud, tenía originalmente 4'5 metros de altura.
  • Mandato de los Antoninos y los Severos (entre otros). Destacan dos emperadores Severos que llegaron a cogobernar: Septimio Severo (192-211) y Caracalla (198-217). Este último, fue tremendamente cruel pero inauguró en 216 las famosas termas de Caracalla en Roma que contaban con piscinas de agua fría (Natatio), caliente (Caldarium) y templada (Tepidarium), vestuarios (Apodyterium), zonas de juego, tiendas, jardines... todo de mármol y a lo grande.
  • Numerosas luchas internas (entre legiones romanas) y externas (contra los bárbaros) tuvieron lugar durante el período de Anarquía Militar (235-284), en el que el Imperio estaba muy dividido.
  • El emperador Diocleciano (284-305) dividió el imperio en 12 circunscripciones administrativas y creó una tetrarquía o gobierno de cuatro.
  • En el 312 se produjo un guerra civil más, entre los dirigentes Constantino y Majencio. Constantino tuvo una visión de una llameante cruz con la leyenda "Con este signo vencerás" ("In hoc signo vinces"). Al ganar, en el 313 el emperador Constantino inauguró una política de tolerancia con el cristianismo (Edicto de Milán). Incluso llegó a atribuir sus victorias militares a esta fe y a bautizarse en su lecho de muerte, siendo así el primer emperador cristiano de Roma. Bajo el poder de Constantino el imperio se fue reunificando. En el 330 estableció la nueva capital del imperio en Bizancio (actual Estambul), a la que llamó Constantinopla. Tras la muerte de Constantino, el Imperio volvió a dividirse.
  • Tras la muerte de Teodosio I (395), último emperador absoluto, el imperio vuelve a dividirse y además es invadido por los visigodos, vándalos, suevos y alanos principalmente.
  • La caída del Imperio Romano se fecha en el 476 d.C., cuando abdica el último emperador romano, Rómulo Augústulo. Italia sería un reino ostrogodo y en Oriente se fortalece el Imperio Bizantino.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres